37 Versículos de la Biblia Sobre la Esperanza

Versículos Bíblicos sobre la Esperanza
Versículos Bíblicos sobre la Esperanza – Reina Valera Contemporánea (RVC).

Génesis 49:18

¡Tu salvación espero, oh Señor! (Ge 49:18).

Isaías 25:9

¡Éste es nuestro Dios! ¡Éste es el Señor, a quien hemos esperado! ¡Él nos salvará! ¡Nos regocijaremos y nos alegraremos en su salvación! (Is 25:9).

Salmos 31:24

Ustedes, los que esperan en el Señor, ¡esfuércense, y cobren ánimo! (Sal 31:24).

Isaías 30:18

Por lo tanto, el Señor esperará un poco y tendrá piedad de ustedes, y por eso será exaltado por la misericordia que tendrá de ustedes. Ciertamente el Señor es un Dios justo; ¡dichosos todos los que confían en él! (Is 30:18).

Salmos 33:18

El ojo del SEÑOR está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia (Sal 33:18).

Isaías 40:31

Pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas. Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán (Is 40:31).

Jeremías 14:8

¡Tú eres la esperanza de Israel! ¡Tú eres su protector en momentos de angustia! ¿Por qué actúas como si fueras un extraño en la tierra, como un caminante que se retira para pasar la noche? (Jr 14:8).

Jeremías 14:22

No hay entre los ídolos de las naciones uno solo que haga llover. ¡Pero tú, Señor, eres nuestro Dios! ¡Tú eres quien nos manda del cielo las lluvias! Por eso esperamos en ti, pues tú haces todas estas cosas (Jr 14:22).

Salmos 38:15

Pues en ti, oh SEÑOR, he esperado; tú responderás, oh SEÑOR, Dios mío (Sal 38:15).

Jeremías 29:11

Sólo yo sé los planes que tengo para ustedes. Son planes para su bien, y no para su mal, para que tengan un futuro lleno de esperanza. Dice el SEÑOR.

Lamentaciones 3:24

“El SEÑOR es mi porción”, ha dicho mi alma; “por eso, en él esperaré” (Lm 3:24).

Salmos 39:7

Señor, ¿qué puedo esperar, si en ti he puesto mi esperanza? (Sal 39:7).

Oseas 12:6

Tú, pues, vuélvete a tu Dios; practica la lealtad y el derecho, y espera siempre en tu Dios (Os 12:6).

Miqueas 7:7

Yo, por mi parte, pondré la mirada en el Señor, y esperaré en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios habrá de escucharme! (Mi 7:7).

Salmos 40:1

Yo puse mi esperanza en el Señor, y él inclinó su oído y escuchó mi clamor (Sal 40:1).

Zacarías 9:12

¡Vuelvan, pues, a la fortaleza, prisioneros de esperanza! En este preciso día yo les hago saber que les devolveré el doble de lo que perdieron (Zac 9:12).

Mateo 12:21

En su nombre esperarán las naciones (Mt 12:21).

Salmos 42:5

¿Por qué te desanimas, alma mía? ¿Por qué te inquietas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún debo alabarlo. ¡Él es mi Dios! ¡Él es mi salvador! (Sal 42:5).

Hechos 24:15

Y tengo, como ellos, la misma esperanza en Dios de que habrán de resucitar los justos y los injustos (Hch 24:15).

Romanos 5:2

Por quien tenemos también, por la fe, acceso a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos regocijamos en la esperanza de la gloria de Dios (Ro 5:2).

Romanos 5:3-4

Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce perseverancia, y la perseverancia produce carácter probado, y el carácter probado produce esperanza (Ro 5:3-4).

Salmos 62:5

Sólo en Dios halla tranquilidad mi alma; sólo en él he puesto mi esperanza (Sal 62:5).

Romanos 15:12

Se alzará la raíz de Isaí; se levantará a gobernar a las naciones, las cuales pondrán en él su esperanza (Ro 15:12).

Romanos 15:13

¡Que el Dios de la esperanza los llene de todo gozo y paz en la fe, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo! (Ro 15:13).

Salmos 71:14

Pero yo siempre esperaré; te alabaré más y más (Sal 71:14).

1 Corintios 15:19

Si nuestra esperanza en Cristo fuera únicamente para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los hombres (1 Co 15:19).

2 Corintios 1:9-10

Pero la sentencia de muerte que pendía sobre nosotros fue para que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; y él nos libró, y nos libra, y aún tenemos la esperanza de que él seguirá librándonos de tal peligro de muerte (2 Co 1:9-10).

Salmos 119:166

Tu salvación he esperado, oh SEÑOR, y tus mandamientos he puesto por obra (Sal 119:166).

Gálatas 5:5

Pues nosotros por el Espíritu aguardamos, por fe, la esperanza de la justicia (Ga 5:5).

Efesios 1:18

Pido también que Dios les dé la luz necesaria para que sepan cuál es la esperanza a la cual los ha llamado, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos (Ef 1:18).

Salmos 130:5

Señor, toda mi vida he esperado en ti, y he confiado en tus promesas (Sal 130:5).

1 Timoteo 4:10

Y por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, y mayormente de los que creen (1 Ti 4:10).

1 Timoteo 6:17

A los ricos de este siglo mándales que no sean altivos, ni pongan su esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos (1 Ti 6:17).

Salmos 131:3

Espera, oh Israel, en el SEÑOR desde ahora y para siempre (Sal 131:3).

Hebreos 11:1

Ahora bien, tener fe es estar seguro de lo que se espera; es estar convencido de lo que no se ve (He 11:1).

1 Pedro 1:3

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurreción de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva (1 Pe 1:3).

1 Juan 3:3

Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro (1 Jn 3:3).

Lee También:

Te ha sido de utilidad?
[Total: 7 Average: 5]

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *