20 Versículos Bíblicos sobre el Enojo y la Ira

Versículos Bíblicos sobre el Enojo y la Ira
Versículos Bíblicos sobre el Enojo y la Ira – Reina Valera Contemporánea (RVC).

Salmos 37:8

Desecha la ira y el enojo; No te alteres, que eso empeora las cosas (Salmos 37:8).

Proverbios 10:19

En las muchas palabras no falta el pecado; el que es prudente refrena sus labios (Pr 10:19).

Proverbios 11:23

Los justos sólo abrigan buenos deseos; la esperanza de los impíos es el enojo (Pr 11:23).

Proverbios 14:29

Enojo lento, gran inteligencia; espíritu impaciente, demasiada necedad (Pr 14:29).

Proverbios 16:32

Ser paciente es mejor que ser valiente; es mejor dominarse uno mismo que tomar una ciudad (Pr 16:32).

Proverbios 17:27

Sabio es quien cuida sus palabras; inteligente es quien tiene un espíritu prudente (Pr 17:27).

Eclesiastés 7:9

No dejes que el enojo te haga perder la cabeza. Sólo en el pecho de los necios halla lugar el enojo (Ecl 7:9).

Eclesiastés 11:10

Echa fuera de tu corazón el enojo. Aparta de tu ser la maldad. Porque la adolescencia y la juventud también son vanidad (Ecl 11:10).

Mateo 5:22-24

Pero yo les digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio, y cualquiera que a su hermano le diga “necio”, será culpable ante el concilio, y cualquiera que le diga “fatuo”, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y ve y reconcíliate primero con tu hermano, y después de eso vuelve y presenta tu ofrenda (Mt 5:22-24).

1 Corintios 1:10

Hermanos, les ruego por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se pongan de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer (1 Co 1:10).

Efesios 4:26

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo (Ef 4:26).

Efesios 4:31

Desechen todo lo que sea amargura, enojo, ira, gritería, calumnias, y todo tipo de maldad (Ef 4:31).

Colosenses 3:8

Pero ahora deben abandonar también la ira, el enojo, la malicia, la blasfemia y las conversaciones obscenas (Col 3:8).

2 Timoteo 2:24-25

Y el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que corrija con mansedumbre a los que se oponen, por si acaso Dios les concede arrepentirse para que conozcan la verdad (2 Tim 2:24-25).

Tito 1:7

Porque es necesario que el obispo, como administrador de Dios, sea irreprensible, no soberbio ni iracundo, ni afecto al vino, ni pendenciero, ni codicioso de ganancias deshonestas (Tit 1:7).

Santiago 1:19-20

Por eso, amados hermanos míos, todos ustedes deben estar dispuestos a oír, pero ser lentos para hablar y para enojarse, porque quien se enoja no promueve la justicia de Dios (Stg 1:19-20).

Santiago 1:26

Si alguno de ustedes cree ser religioso, pero no refrena su lengua, se engaña a sí mismo y su religión no vale nada (Stg 1:26).

Santiago 3:7-10

La gente puede domesticar y, en efecto, ha domesticado, a toda clase de bestias, aves, serpientes y animales marinos, pero nadie puede domesticar a la lengua. Ésta es un mal indómito, que rebosa de veneno mortal. Con la lengua bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los seres humanos, que han sido creados a imagen de Dios. De la misma boca salen bendiciones y maldiciones. Hermanos míos, ¡esto no puede seguir así! (Stg 3:7-10).

1 Juan 2:9

El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas (1 Jn 2:9).

1 Juan 4:20

Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios, a quien no ha visto? (1 Jn 4:20).

Lee También:

Te ha sido de utilidad?
[Total: 0 Average: 0]

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *